El pueblo, la casa, el centro del mundo.

José Arcadio Buendía amarrado al castaño.

El fundador, José Arcadio Buendía, quien descubrió la fórmula para sembrar los almendros de la calle principal de tal manera que vencieran al tiempo, debe pasar sus últimos años amarrado al tronco del castaño en el patio de la casa que él mismo construyó, hablando con quienes le visitan en latín, esa lengua mágica y extraña de científicos, literatos y locos.

Continue reading

Advertisements